jueves, 9 de mayo de 2013

[Reseña] ÁgilMente – Estanislao Bachrach

Portada ÁgilMente
“Hacer lo sencillo complicado es normal; hacer lo complicado sencillo, tremendamente sencillo, eso es creatividad.” – Charles Mingus

Uno de los pocos libros que he leído de creatividad en mi vida, y realmente son de esos libros que te cambian la cabeza.

Es indudable que la creatividad tiene que verse de otra forma…. y el libro logra enseñarle eso al lector…. en siete capítulos muy bien estructurados, el autor logra combinar conceptos científicos (muy detallados) y bien elaborados, con ejercicios prácticos (muy sencillos) para invitar a las personas a lograr estimular su cerebro y así lograr nuevas conexiones neuronales que se traduzcan en mayor creatividad. Y este libro logra algo fundamental (que todos sabemos pero que necesitamos que nos recuerden cada cierto tiempo): La creatividad es mucho más esencial que la lógica tradicional.





Creo que libros como estos deben leerse más a menudo pues son esenciales para el desarrollo personal, pues lo que realmente nos diferencia en el día a día no es tanto lo que sabemos sino lo que podemos crear con lo que sabemos.

En mi caso he leído cientos de libros de administración y tecnología que desarrollan el hemisferio opuesto al creativo y como consecuencia me ha costado mucho realizar muchas de las actividades propuestas. Sin embargo, es evidente el beneficio de practicarlos y fortalecer el musculo creativo que tenemos desde nacer pero que hemos dejado que se atrofie conforme pasan los años desde nuestra niñez (una etapa creativa) a nuestra adultez (una etapa que tiende a ser menos creativa).

Por supuesto, este no es un libro que te vuelve más creativo, es un libro que te invita a esforzarte en convertirte en un creativo, pues eso depende del esfuerzo que coloques en la tarea.



Creatividad ÁgilMente

Los siete capítulos toman siete temas esenciales alrededor de la creatividad, que resumiré en siete ideas muy cortas:
  1. Debemos pensar como niños y eso implica enfocarnos en pensamiento productivo (crear) y no reproductivo (repetir). El libro da excelentes ejemplos y explicaciones, pero lo esencial es entender que debemos hacer que nuestro cerebro se esfuerce por no resolver las cosas de la misma forma y eso tiene un precio, pero un gran beneficio también, y es que se generan nuevas conexiones en nuestro cerebro que fomentan la creatividad. Esto significa ver las cosas de otra manera, basados en su esencia y no tanto en los patrones de comportamiento que siempre hemos tenido.
  2. El cerebro es un musculo y por eso debemos ejercitarlo. Y ejercitarlo implica dominar en principio las reglas pero arriesgarnos a improvisar.
  3. El proceso creativo no es algo espontáneo, sino algo que debe y puede desarrollarse. Estanislao detalla muy bien como el cerebro pasa por una preparación, una incubación de la idea, luego de revelación (insight), evaluación y elaboración. Lo fundamental está en tener el cerebro fortalecido para lograr pasar por las diferentes etapas, desde tener nuestro cerebro preparado para las ideas hasta tenerlo entrenado para nosotros mismos y esto implica no frenar nuestros momentos creativos cuando se están elaborando en nuestra mente, es decir, de cierta forma hacer que nuestro cerebro se encuentre en el ambiente propicio para la creatividad. El autor explica muy bien como funciona el cerebro (lo que conocemos al menos) y enfatiza bastante en el hecho de que esta parte de nuestro cuerpo está mejor preparada para crear cuando está en un momento de relajación. Algunas ideas importantes relacionadas con este punto son las siguientes:
      • Es bueno intentar mezclar conceptos cuando nos enfrentamos a un desafío creativo.
      • A veces es bueno no ser tan experto pues muchas veces lo que sabemos es un freno para lo que podemos llegar a imaginar.
  4. Una clave fundamental para la creatividad es estimular los sentidos, pues si entendemos mejor el mundo podemos tomar estímulos para generar ideas. El autor analiza cada sentido, explica como las diferentes partes del cerebro se interconectan y luego describe la relación de ese sentido con la creatividad (son excelentes explicaciones en las que no tenemos que ser biólogos o médicos para entenderlas). Ese análisis de los sentidos, no se limita a los cinco sentidos tradicionales, sino que también toma la famosa intuición femenina y la explica científicamente brindando al lector unas anécdotas graciosas pero también excelentes que nos deben estimular a entender mejor el proceso creativo.
  5. Para ser creativos, debemos enfocarnos, prestar atención a lo que está a nuestro alrededor. Si no hacemos ese esfuerzo, los desafíos creativos a los que nos enfrentemos serán demasiado complejos para poder enfrentarlos. Aquí el autor explica como el cerebro sabe descartar información irrelevante y como las emociones son catalizadores para nuestra atención. Algo fundamental aquí es que en la atención no se trata de solo pensar en el problema, sino de verlo de diferentes formas y perspectivas, pero eso si, de verlo. La palabra clave del autor es la curiosidad (debemos ser como niños).
  6. El autor explica, desde el punto de vista del cerebro, lo que se sabe en cuanto a emociones y sentimientos (antes del libro pensaba que eran lo mismo) y su relación con nuestro comportamiento. El autor explica sobre la ansiedad, el miedo, el estrés y su impacto negativo en la generación de ideas creativas, mientras que en contraste, también explica como el tomar riesgos, la alegría, entre otras emociones positivas pueden generar un campo fértil en nuestra mente para nuevas ideas. Algo muy interesante, y que no pensaba encontrar, es sobre el amor, donde el autor habla del enamoramiento y de como el amor genera mucho campo para la creatividad.
  7. Finalmente, el autor habla sobre el proceso de aprendizaje, y como nuestro cerebro se reorganiza conforme crecemos, y esto incluye hablar sobre neuronas espejo, sobre la generación de nuevas células (incluyendo neuronas) durante la vida, la forma como funciona la memoria y enfatiza en el hecho de que nunca es demasiado tarde para comenzar a entrenar nuestro cerebro para ser creativos otra vez.
¿Se imaginan siete capítulos explicando estas ideas, pero combinándolas frecuentemente con ejercicios prácticos y muy sencillos para fomentar la creatividad? Pues bien, este es un excelente libro que vale la pena leer.

Solo tengo dos críticas para el libro:
  • Aunque entiendo que el autor es argentino, el lenguaje y la escritura es demasiado argentina (por ejemplo “Comprá” entre otras variaciones de palabras del español), y esto es una limitación pues un libro que tiene el potencial de ser leído a nivel mundial debe ser escrito pensando en esa audiencia hispana y no solo en la argentina. Aunque uno se acostumbra, esto no deja de ser molesto.
  • El mismo autor lo describe con la frase “Aunque todavía exista un montón de controversia sobre la historia de la evolución”. Es triste que el libro está demasiado enfocado en la evolución, una teoría que cada vez es más cuestionada.
¿Y ahora que?
Les recomiendo leer el libro y además de eso, hacer con regularidad los ejercicios creativos allí descritos.

Excelente libro, excelentes ejercicios, excelentes ideas. Le pongo 8/10.




Suscríbete ahora

No hay comentarios:

Publicar un comentario