martes, 11 de febrero de 2014

[Reseña] El símbolo perdido – Dan Brown

El Símbolo perdido Portada
El profesor Robert Langdon, personaje ya conocido por los lectores de Dan Brown, se ve involucrado en una historia de acción, suspenso y mucho conocimiento alrededor de los masones.

Una excelente historia que permite al lector entender un sinnúmero de cosas sobre los masones en una forma entretenida, emocionante y muy bien escrita.





Todo comienza cuando su amigo Peter Solomon invita a Robert Langdon a dar una conferencia en Washington sobre este grupo famoso a nivel mundial por su relevancia histórica pero también famoso por su gran cantidad de secretos.

Aunque no puedo dar muchos detalles de la historia (pues recomiendo definitivamente leerlo), si puedo decir que la vida del protagonista es transformada esa noche al cambiar su noche aparentemente académica a una noche de crímenes, creencias religiosas, tesoros en la ciudad de Washingston, seguridad nacional, antiguedades y cientos de cosas más.

Para los que ya leyeron Ángeles y Demonios y El Código Da Vinci, esta es la tercera parte de la historia de Robert Langdon, el profesor de simbología en la Universidad de Harvard (podríamos pensar en Langdon como un Indiana Jones pero al estilo del siglo XXI) caracterizado por su alto conocimiento en simbología pero también por sus aventuras.  

Dan Brown y sus excelentes libros

He leído varias obras de Dan Brown (Ángeles y Demonios, El Código Da Vinci, La Conspiración, y ahora El Símbolo perdido) y sus libros cumplen a la perfección lo que el genero Thriller (o suspenso) debe generar: Alta carga emocional. Desde el inicio de cada obra de Brown, el lector se ve sumergido en una excelente combinación de simbología, historia, arte, geografía y hasta tecnología, que al mezclarse con asesinos, conspiraciones, organizaciones secretas y literatura científica, se transforma en una joya magistral para disfrutar en toda su extensión.

Es innegable que a Dan Brown le gustan los temas polémicos (algo muy evidente en libros como El Código Da Vinci y que debe estudiarse con cuidado) pero no por eso debe criticarse su buena forma de escribir.

Hay cuatro elementos que vale la pena destacar de sus obras:

  1. Elementos impredecibles pero realistas. Hay giros constantes en el contenido de la obra que permiten un alto nivel de intriga en el lector. Y lo más destacable es que son giros bien pensados y altamente elaborados que hacen de la historia un narración completamente plausible pero sumamente entretenida manteniendo en el lector en medio de intriga, emoción y anhelo por seguir leyendo.
  2. Mucho conocimiento. Más allá de lo polémico de algunos temas de Dan Brown, algo definitivamente claro es que se aprende mucho al leer sus libros. Se aprende de historia, geografía, símbolos y mucha arte. Hay algo fascinante en todas sus obras es que motiva a estudiar más y a conocer de lo que se está hablando. Por ejemplo, leyendo el libro me detuve en muchas ocasiones a investigar en Internet sobre cuadros (como Melancolía I, lugares como el SmithSonian, acertijos, grupos como los masones, creencias como las de los Antiguos Misterios, formas de pensar como las descritas por el antagonistas de la historia, y muchas otras más).
  3. Personajes bien elaborados. Es evidente que el personaje de Robert Langdon es una figura que ha podido construirse en libros anteriores de Dan Brown, lo que permite un nivel de elaboración importante en su personalidad, pero Brown no se limita solo a Langdon para sus ideas. Cada uno de las figuras de la obra, desde personajes con pocas apariciones como un experto en computación hasta la el antagonista de la historia, están muy bien construidos, no solo detallando los objetivos de los autores (y sus historiales) sino también las motivaciones de los mismos para actuar como lo hacen a lo largo de la historia. Es tan impresionante por ejemplo, la construcción del villano, que uno como lector llega a comprender porque piensa como piensa el personaje y aunque no lo justifica al menos llega a entenderlo.
  4. Temas polémicos pero muy conocidos. Este es uno de los temas fuertes de Dan Brown y aunque en otra entrada de mi blog (véase mi entrada sobre El asesinato de Pitágoras) hablé un poco del asunto, es importante destacar que es una de sus mayores fortalezas. Para el caso concreto de El Símbolo Perdido, hacer una obra alrededor de los masones es una excelente elección: Todos hemos escuchado de los masones pero no sabemos muy bien que son y que buscan, y aunque es innegable que la historia de Brown está completamente permeada por su punto de vista personal, es claro que todos queremos saber un poco más sobre ellos, y solo ese tema atrae a lectores potenciales a acercarse a su obra.  

Para cerrar y reflexionar

Para todo amante del thriller, esta es una obra obligatoria. Da excelentes ideas (como las que describo aquí) para escribir un buen libro y además estoy seguro que cumplirá las tres características que se deben buscar en un libro (divertir, enseñar y transformar). 

Pero…. no olvidemos una importante verdad. hay que leer con detenimiento cualquier libro con el que nos encontremos… que Dan Brown refiera en sus obras (y no solo hablo de El Símbolo Perdido sino de todas las demás) que los documentos y lugares citados en la novela realmente existan no significa que sea verídico lo que ellos contienen.

Es decir, no debemos tragar entero!!! Para poderme explicar, dejenme darles un ejemplo: Supongamos que existe un documento del año 300 A.C. que diga que hubo elefantes verdes en el año 400 A.C. Esto no significa que los haya habido (ni tampoco que no los haya habido), pero si decido escribir una novela donde el personaje central encuentra una conspiración para que la humanidad nunca sepa sobre elefantes verdes (estrategia de Brown) es algo muy diferente a creer que existen los elefantes verdes.

Por eso es bueno que nos cuestionemos todo lo que leemos, nos divirtamos con muchos libros y siempre tengamos una mente crítica, por convincente que pueda ser una obra que leamos.

De muchas de las cosas que Brown menciona en sus obras, hay historias reales, historias no confirmadas, e historias ya confirmadas como falsas (como en El Código Da Vinci).

Termino con un versículo de la Biblia que habla sobre un grupo de personas que escuchaban las predicaciones de Pablo y tenían la actitud que debemos tener nosotros: “Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así.” (Hechos 17:11).

Saludos y no dude en comentar sobre esta entrada o contactarnos para mejorar este sitio.

Si no tiene el libro, comprelo, no se arrepentirá.
 


Suscríbete ahora

No hay comentarios:

Publicar un comentario