lunes, 9 de diciembre de 2013

[Reseña] El asesinato de Pitágoras - Marcos Chicot

Portada Pitágoras Historia, suspenso, amor y matemáticas: Una combinación ingeniosa en un pequeño libro digital.

Un libro cautivador que intriga desde la primera página hasta la última. Una obra altamente recomendada para todas las edades y todas las audiencias. Un excelente ejemplo sobre como escribir una novela histórica. Y un autor cuya historia inspira a escritores y emprendedores.

En pocas palabras, una obra magistral. 





Una pequeña invitación

La obra "El asesinato de Pitágoras" se ubica en la época de la comunidad pitagórica (año 510 a. c.), comunidad que buscaba potenciar el famoso filósofo en términos políticos, éticos y matemáticos para, según Pitágoras, fomentar un bienestar para la humanidad con mejores gobiernos y mejores personas. 

La historia gira alrededor de una serie de asesinatos que ocurren cuando el sabio Pitágoras está cerca de elegir a su sucesor. Una completa novela de suspenso que genera intrigas, guerras, traiciones y mucho suspenso, en una Grecia llena de filósofos, matemáticos y guerreros.

Es una historia donde hay investigadores, policías, ejércitos, amores, y un centenar de personajes que incluyen política, historia, ética y una buena (y muy interesante) dosis de matemática. 

Al leer el libro se describen muchas de las costumbres que esta comunidad tenía como resultado de las directrices del famoso filósofo. Pitágoras, más que un matemático, era un político y filósofo que buscaba un mayor bienestar para la sociedad con una serie de principios que debían cumplirse al interior de la comunidad. Su objetivo era que la comunidad creciera para cubrir los diferentes gobiernos y así fomentar una mejor sociedad. 

Al leer el libro (y luego confirmarlo con ciertas fuentes bibliográficas), uno descubre que Pitágoras era un maestro impresionante cuyo estilo de vida trascendía el simple conocimiento y se concentraba en fomentar la verdadera virtud. Todo esto hacía que hubieran ciertas costumbres al interior de la comunidad, posiblemente extrañas para nuestra época. Un ejemplo de estas costumbres extrañas pitagóricas, era que el conocimiento solo se revelaba para quienes demostraban dignidad para tenerlo (y así evitar que un buen conocimiento cayera en las manos equivocadas). Así, solo los grandes maestros de la comunidad tenían cierto acceso a ciertos conocimientos, imposibles de acceder si estaban en los primeros grados de aprendizaje; y la única forma de ascender a nuevos grados era mostrar ciertas habilidades personales, políticas, matemáticas pero sobre todo éticas.

¿Será que la sociedad de hoy debería aplicar algunos de estos principios? Interesante reflexión. Y precisamente en este contexto y forma de pensamiento es que se teje la novela de acción del Asesinato de Pitágoras, una obra emocionante, bien escrita y muy educativa.  

El libro y su ejemplo para otras novelas históricas

Las novelas históricas siempre me han gustado. El combinar hechos verídicos con una buena dosis de acción y suspenso ha generado grandes éxitos a lo largo de los últimos años, al punto de que pareciera que es el género más popular de los últimos años.

Me vienen a la mente novelas que he leído como las de Dan Brown (Ángeles y Demonios, Código Da Vinci, El símbolo perdido, Inferno), Tim LaHaye (La profecía de Babilonia, el secreto del Monte Ararat, La Escritura en La Pared), William Dietrich (Átila: El azote de Dios), entre muchas otras. Todas, ejemplos de autores que han logrado combinar hechos importantes con muy buenas narraciones.

Por supuesto, algunas de estas novelas son más sujetas a la historia que otras, pero han sabido cautivar a los lectores al punto de generar en ellos una pasión por las obras escritas. Pero..  ¿Qué tiene que hacer un autor para poder diferenciarse en un género cada vez más competido? ¿Cómo ganar lectores cuando todos los días son promocionadas cientos de novelas históricas en todas las librerías y en Internet? ¿Cómo diferenciarse cuando se es autor y se quiere hacer una novela histórica y hay 50 autores compitiendo por el mismo espacio en la librería?

Por supuesto hay estrategias que funcionan y muy usadas por muchos autores: acudir a temas polémicos como la religión o la política, intentar responder preguntas escandalosas, o acudir a fuentes cuestionadas para generar cierto picante haciéndonos pensar que la historia no es como la cuentan tradicionalmente. Y la verdad no hay necesariamente algo malo en estas estrategias, pero es grato encontrar un autor que logra destacarse en el mundo editorial sin acudir a ninguna de ellas: Marcos Chicot.

Chicot, con una receta diferente logra cautivar al lector de una forma extraordinaria con su libro "El asesinato de Pitágoras" ¿Que ingredientes utiliza Chicot para lograr un éxito total en ventas (#1 en Amazon en Español durante varios meses consecutivos y varios premios más, sin ser un autor común)?

Pues bien, yo destaco 7 ingredientes que menciono a continuación y que creo todo autor debe mezclar para lograr una belleza literaria en este género de novela histórica.

1. Atmósfera

Una buena atmósfera consiste en crear el ambiente histórico apropiado. Chicot crea la atmósfera apropiada al construir un escenario muy querido por todos pero al mismo tiempo desconocido: La Magna Grecia en los tiempos de Pitágoras. Qué espectacular!!!! Todos tenemos cierta cercanía con Grecia pues nos imaginamos los vestuarios, esos ambientes de sabiduría y hasta nos describimos como pensadores medio griegos. Pero ... ¿qué sabemos realmente de Pitágoras? Además de la matemática básica que nos enseñan en el colegio no sabemos mucho. Y eso genera un efecto de curiosidad increíble para acercarnos al libro sin que sea un tema polémico tradicional.

Ahora bien,  cuando abrimos el libro y vemos una narración que describe las costumbres, las ciudades, el grupo de los pitagóricos, guerras y personajes tan bien descritos, la historia de inmediato envuelve al lector, lo traslada a esa época y lo motiva a estudiar más sobre ese momento. Eso lo cumple esta novela a la perfección. 

Chicot describe a Pitágoras de una forma sorprendente (uno quiere ser pitagórico cuando lee la historia). Cada personaje desde el célebre filósofo hasta el cruel asesino genera una sensación griega en la cual se sienten las costumbres, las palabras y hasta la forma de ser de los personajes de la época.

Escribir una novela del año 510 a.C. debe hacer que el lector se sienta en el año 510 a. C., y no en otra época, y este autor español lo logra con excelencia. 

2. Legitimidad

Este segundo ingrediente se resume en una frase de Chicot ubicada en el mismo libro: “Mi propósito ha sido elaborar un relato veraz en lo conocido y posible en lo desconocido”.

Excelente frase que muestra un autor que se rige por la historia y deja que la ficción cuente lo que la historia no puede contar.

Desde qué comencé a leer novelas históricas siempre me hacía la misma pregunta ¿Que tanto es verdadero en la novela? Cuándo he leído obras de este género me pregunto si las cosas realmente ocurrieron así pero este libro dice algo fenomenal y que da confianza a cualquier lector: Nada de lo ocurrido en la historia contradice el registro literario ¿No les parece espectacular?

Si una novela involucra elementos claramente históricos comprobados y lo que no se sabe con certeza lo aprovecha para crear la historia, entonces el lector aprende más y se motiva a seguir investigando sobre los hechos en cuestión.

El describir asuntos históricos como la comunidad pitagórica, la importancia del conocimiento para dicha sociedad y el comportamiento de la época son cosas que cautivan y creo que las novelas históricas deben esforzarse por cumplir.

De esta manera no sólo divierten sino que también enseñan.

Chicot felicitaciones, lograste motivarme (y estoy seguro de que no solo a mí) a aprender más sobre la magna Grecia y sobre este importante filósofo.

En cambio, tantas novelas (algunas reseñaré en este blog próximamente) que aprovechan los temas raros y polémicos para generar dudas sobre lo que “siempre nos enseñaron”… y al final el lector termina cuestionándose todo pero asegurándose nada, lo cual genera más estancamiento que crecimiento.


3. Innovación intelectual

Que gran acierto el de esta novela de meter matemáticas en momentos relevantes de la historia. No se trata de tener que ser matemático para comprender la historia pues no es así. Más bien se trata de innovar y cautivar:
Colocar temas como el cálculo de PI o la raíz de 2 hacen que la historia sea diferente.

Creo que esos riesgos son gratamente recompensados y valen la pena en este tipo de obras literarias. Toda obra debería arriesgarse a esto: No son las causas típicas donde hay que saber de historia o cultura general… se pueden hacer historias con esferas de conocimiento distintas, y esta novela es un ejemplo claro de esto.

Por supuesto, soy ingeniero y amante de las matemáticas y me encantó que Chicot aprovechara la novela para mostrar un método personal para calcular decimales del número PI.

Definitivamente aplaudo la innovación de la obra, una innovación que no se detuvo en el calculo de PI, sino que hay capítulos que hablan de los teoremas, formulas y elementos utilizados en la historia. Esto enamora a los lectores y genera un ambiente de profesionalismo en el escritor que se traslada a quien lee la novela. 

4. Factor sorpresa

Una novela histórica deben dar giros inesperados para mantener al lector conectado e intrigado ¿Qué mejor que pensar toda la noche por qué pasó algo en la novela? ¿Qué me dicen de la típica pregunta: Quién es el asesino? Es espectacular que el libro genere ese efecto, o incluso mejor, lograr que el lector se sorprenda de lo que ocurre, llore con ciertos momentos o pierda la esperanza en algún momento de la historia, se sorprenda con el cambio de comportamiento de un personaje y muchas otras reacciones más, son elementos que debe buscar una novela histórica.

El libro de Chicot me sorprendió gratamente: hubo muchas situaciones en las cuales mis expresiones fueron "no puede ser!!!!!", “y ahora qué va a pasar?”, expresiones que denotan que fue una historia emocionante, contagiosa y bien contada. Muchas sorpresas, giros y repentinos cambios en los personajes son los que generan pasión por la historia y Chicot lo logra.

No se puede negar que hubo varios elementos predecibles que creo, el autor pudo manejar mejor (ojo Chicot que no todo es bueno). Pero igual creo el resultado es  adecuado y ejemplo para otros autores.

5. Variedad narrativa


Hay libros que a pesar de ser interesantes fallan en divertir al lector, pues muchas veces caen en la monotonía: Conversaciones repetitivas y largas (y mucho más cuando tratan temas fuertemente históricos), descubrimientos evidentes por parte de los investigadores de un crimen son solo algunos de los “pecados” que se cometen en muchas novelas históricas.

Afortunadamente, la novela de Chicot genera mucha variedad en los relatos: Desde capítulos que giran alrededor de discusiones filosóficas o políticas hasta capítulos que parecen una película de guerra, pasando por capítulos románticos (hay un capítulo destacado muy bien escrito); Todo esto genera un excelente impacto en un lector que está ávido por una buena historia.

Creo que esto es igual que una película: Aunque hay muchos gustos, creo que la gran mayoría de películas que tienen una sola cámara en la misma sala puede generar desesperación. Por eso creo que es acertada la variedad de Chicot, una variedad lograda con mini capítulos que pueden leerse en 10 minutos pero donde cada capítulo tiene mucha emoción.

6. Crear antojo en el lector

Otro acierdo de esta obra extraordinaria: Un buen libro es como una buena cena… se debe disfrutar desde el inicio hasta el final. 

Ahora bien, lo importante es trascender haciendo que al final del libro, el lector quiera más, mucho más…. hay historias de múltiples libros como Harry Potter o Crepúsculo que cumplen de una forma colosal este propósito, logrando hacer que los lectores anhelen con mucha pasión que llegué la siguiente historia, pero normalmente dicha pasión se genera después de 3 o 4 libros y casi siempre con un buen impacto mediático.

Pero la forma como lo logra Marcos Chicot me parece extraordinaria, pues es un autor poco conocido…. termina el libro con una carta a los lectores respondiendo algunas preguntas y luego coloca el primer capítulo del próximo libro (se llama “La Hermandad”)… esto cautiva, pues el lector no ha terminado de digerir lo que ocurrió en el primer libro cuando ya es golpeado con nuevas intrigas que todavía no están publicadas. Que buena estrategia, felicitaciones una vez más.

Yo he leído muchas novelas, y varios de ellos han sido parte de sagas literarias de varios libros, y al terminar cada historia miro las películas, reviso crónicas en Internet y busco lo que dice el autor del próximo libro… pero es impresionante lo que he visto en Internet respecto a la segunda parte de la novela de Chicot, pues hay expectativa, foros, preguntas, y todo como consecuencia de haber antojado al lector de "El Asesinato de Pitágoras" y convirtiéndolo en lector de "La hermandad", sin ni siquiera haber sido lanzado al mercado.

Sencillamente Excelente!!! Seguramente hay varios libros que han hecho esto, este es el primero que leo que lo hace y me ha impresionado gratamente.

7. Brindar más que lo que da el libro


Este ingrediente tiene relación con el anterior, pero lo lleva a un nuevo nivel. Analicemos la situación: Un buen libro termina dejando al lector en un nivel de interés sumamente alto… un lector con un alto nivel de intriga comienza a investigar sobre el libro y sobre lo que se viene en una secuela de la misma saga… ¿y con que se encuentra?

Pues bien, que buena sorpresa la que encuentra un lector ávido de más: En http://www.marcoschicot.com/es/el-asesinato-de-pitagoras hay fotos de monedas griegas, historias sobre las tradiciones, respuestas a preguntas frecuentes, pero además una joya total: Un vídeo hecho por el autor sobre matemáticas que busca profundizar sobre la matemática expuesta en el libro (excelente vídeo).

Detalles como mostrar los mapas de las salas que diseño el autor, estudios de los perfiles de personalidad sobre los diferentes personajes, son detalles que no están en el libro pero que hacen que el lector se involucre más en el mundo vívido: Excelentes materiales visuales, entrevistas, gráficos, fotos, algo espectacular.

Esto lleva al lector a un nuevo nivel… el autor muestra más y antoja al lector, le muestra más de lo que el libro entregó, y deja al lector convencido de que el autor fue un profesional a la hora de escribir la novela.


Elementos a mejorarse

Bueno, la idea no es solo arrojar flores al autor, pues el libro por supuesto no es perfecto. Solo dos observaciones que creo deben mejorarse en próximos libros del mismo autor.

1. Algunos elementos fueron predecibles

Bien, ya lo mencioné previamente. Aunque el factor sorpresa es excelente a lo largo de toda la novela, algunos elementos esenciales de la historia fueron fácilmente predecibles, lo que genera cierta insatisfacción cuando comienzan a desvelarse muchos de los misterios. Esto no significa que la novela no se disfrute al final, pues realmente es un libro super recomendado y creo seriamente que en unos años será recordado como una joya literaria del más alto nivel, pero igual, vale la pena la aclaración.

2. Algunos elementos absurdos o increíbles

Hay momentos de la novela que llegan a un punto de drama y desesperanza para muchos de los personajes que son sencillamente espectaculares. Pero… algunas cosas se resuelven tan irreales que me sentía en algunos instantes leyendo ciertos relatos de Hollywood donde uno diría “al fin es película, ¿no?”…. Por esta razón, creo que algo clave en una novela histórica (y mucho más al ser histórica) es que el lector debe terminar la historia pensando…. “así pudo ocurrir totalmente”….

Aunque el 90% de la historia lo logra, creo que hay un 10% que pudo mejorarse significativamente.

Sobre el autor y lecciones de su vida

Definitivamente el libro es una novela excelente (no perfecta pero excelente) que recomiendo totalmente, pero es bueno ir más allá de la novela, y enfocarnos finalmente en al autor.

Algo que me ha sorprendido gratamente es que más allá de la historia, hay un excelente relato por detrás de ella relacionado con el autor, y que puede ser un muy buen ejemplo de emprendimiento.

Trataré de resumirlo en pocas palabras una vida bastante inspiradora:

Marcos Chicot, psicólogo clínico y economista, es padre de una niña con Síndrome de Down. Esto lo lleva a replantearse en prioridades y en el manejo de su vida…. y aunque la escritura es una actividad secundaria… el decide redefinir su vida para 1) generar un seguro para su vida y 2) tener un mayor control de su vida pues sabe que su hija le demandara un tiempo que posiblemente con su ritmo normal como empleado no podría manejarlo.

De esta forma se sumerge en un proyecto de escribir un libro, a pesar de que es un autor totalmente desconocido, en una época de crisis mundial y sin tener una editorial que lo apoye. Se coloca así, en un proyecto de tres años con mucho profesionalismo donde no solo se dedica a escribir sino que también invierte su tiempo en aprender como llegar a un mundo de publicaciones por Internet, como manejar las redes sociales y como poder mantener la propiedad de su obra, y todo pensando en su hija.

Los resultados son extraordinarios: Finalista del Premio Planeta (aunque Planeta no publicó la obra), #1 en Amazon por varios meses. Luego en lugar de pedir tiradas de impresión con editoriales, varias de ellas fueron las que golpearon su puerta en busca de oportunidades, y el se dio el lujo de escoger la que le convenía para su causa familiar.

Un excelente ejemplo de riesgo, emprendimiento y visión.
Felicitaciones Marcos Chicot.


Por último

Para terminar esta entrada, solo me resta decir que tenemos mucho que aprender y por eso nunca debemos dejar de leer, de escribir y de crecer. Algo para aprender de la obra y del autor.

Actualización: Ya está disponible la reseña de la segunda parte, la cual puedes encontrar aquí: "La Hermandad"



Suscríbete Ahora

No hay comentarios:

Publicar un comentario