jueves, 24 de mayo de 2018

[Consejo] ¿Te da sueño cuando lees? Prueba esta receta efectiva

Te sientas a leer, estás emocionado, sabes que leer es importante, pero no entiendes como, después de unos minutos (o tal vez solo segundos) estás completamente dormido. No importa si estás descansado, no importa si es temprano en la mañana, lo único claro es que cuando lees, te aburres y luego estás contando ovejas en un sueño sumamente placentero.

¿Te ha pasado? A todos nos ha ocurrido, pero cuando esto se vuelve lo normal, debemos buscar cómo solucionarlo pues la lectura es un estilo de vida que vale la pena adoptar (tiene beneficios increíbles), y es fundamental para una vida de crecimiento.

¿Te da sueño cuando lees? Prueba esta receta efectiva


En este artículo quiero compartirte una receta efectiva de cinco ingredientes que te ayudarán a que el sueño no sea un impedimento para tu lectura. ¿Estás listo?


Cinco ingredientes para que el sueño no llegue en los tiempos de lectura


Hace unos años era un problema para mí el leer libros sin quedarme dormido. Y eso, sumado a mis ocupaciones de trabajo, estudio y otros asuntos hacían que fuera muy difícil leer. Por eso comencé a aplicar varios consejos que comparto contigo hoy, en forma de receta, los cuales espero te sean muy útiles.

Ingrediente #1: Lee en la hora en que tu cerebro es más activo


Algunos son más diurnos y otros son más nocturnos, así que no puedes pretender ser alguien más. Solo tú conoces en qué momentos del día tu cerebro está en un pico de rendimiento.

¿A qué hora tu cerebro está más activo? En ese momento es cuando debes leer.

¿Por qué esto es importante? Sencillo, porque cuando lees tu cerebro consume calorías, y por eso el protesta cuando está cansado (esa también es la razón por la cual preferimos ver TV que leer, pues las películas no nos exige tanto funcionamiento cerebral).

Te cuento mi historia: Yo soy más productivo en las mañanas, así que antes de comenzar con mis tareas laborales de mi día a día, ya he leído por lo menos 25 minutos. Esto me permite tener mi retención más alta, y mi captura de información es mucho mayor. Ya luego trabajo todo el día pero sabiendo que mi lectura de la mañana ha generado excelentes resultados.

Pregunta esencial: ¿En qué momento del día eres más productivo?


Ingrediente #2: Una alimentación apropiada


Cuando hace unos años me decían que mi alimentación afectaba mis tiempos de lectura, la verdad es que no lo creía, pero conforme pasan los años y he cambiado muchos de mis hábitos alimenticios me he dado cuenta que no hay nada más cierto.

Hay dos elementos fundamentales en tu alimentación que afectan tus hábitos de lectura:


  1. Los altos contenidos de azúcar te quitan energía. La alta glucosa en la sangre desactiva células del cerebro que nos dan energía (es cierto que hay un pico de energía temporal cuando ingieres azúcar, pero en verdad es un ladrón de tu energía en el mediano plazo). Haz el experimento de no consumir azúcar por varios días y notarás que tu rendimiento mejora fuertemente. 
  2. Una buena hidratación mejora la actividad cerebral. Siempre que quieras leer asegúrate de que ese día estuviste bien hidratado. Eso te ayudará a tener mayor energía cerebral y por ende se disminuirá la posibilidad de que te quedes dormido. 
  3. Los frutos secos fomentan la concentración. Yo antes no lo creía, pero cuando acostumbras a comer de manera constante frutos secos, es como si el procesador de tu cerebro aumentará. Esto te dará mucha energía. Además de los frutos secos, intenta consumir de forma regular aguacate, cereales integrales, pescado, y alimentos similares. 
  4. El hierro mejora tu cerebro a la hora de leer. Todo alimento fuerte en hierro, como carnes rojas, legumbres y verduras de hoja verde evitarán que te quedes dormido. 

Ingrediente #3: Elige una buena postura para leer 



Es tan simple como esto: si tu postura promueve el sueño, el comportamiento natural de tu cerebro, para evitar el consumo de calorías, será decirle a tu cuerpo que descanse.

Busca una postura que fomente leer (si definitivamente te duermes pero necesitas hacerlo, lee de pie), busca estar relajado pero activo, y asegúrate de que la iluminación sea la apropiada. 


Ingrediente #4: Duerme correctamente


Si quieres ser un buen lector, y en general hacer actividades que requieren de tu cerebro, debes estar descansado para lograrlo, por eso es importante que duermas 7 horas o más cada día.

Si no te alcanza el tiempo para leer, no se trata de dormir menos para leer más, se trata de descansar más para que tus actividades se hagan mejor y en menos tiempo.


Ingrediente #5: Busca libros entretenidos


El último ingrediente es fundamental: Cuando disfrutas lo que haces, tu cerebro genera sustancias como cortisol, adrenalina y otras hormonas que brindarán más energía a tu cerebro disminuyendo la posibilidad de quedarte dormido.


Al final es un tema de mejora continua


¿Cuál de los cinco ingredientes aplicarías? Lo más importante es que esto es como cocinar: conforme aplicas la receta, la adaptas a tu realidad y la mejoras, y así te vas volviendo más eficiente a la hora de leer.

¿Qué ingrediente de la receta te es más fácil adoptar? Nos encantaría ver tus comentarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario